Adobo Para Pechugas De Pollo A La Plancha

Tapamos con papel largo y dejamos descansar en la nevera durante unas 4 horas. Una receta rápida pero llena de sabor para tener la cena lista en escaso tiempo. La práctica es la clave de la perfección, conque… ¡A probar todas y cada una estas recetas hasta localizar tu favorita! Con estas técnicas mucho más de uno se sorprenderá en la mesa. Aparta del fuego y deja descansar tapado otros 7 min.

adobo para pechugas de pollo a la plancha

Atemperar la carne fuera de la nevera y de su envase. Mientras, rallar fino el diente de ajo y combinar con el vinagre, la mostaza y el jugo de lima o limón. Añadir el aceite batiendo con varillas hasta emulsionar. Salpimentar, probar y corregir la rigidez si ha quedado muy espeso; si tiene un gusto fuerte, liquidar con algo de agua.

Filetes De Pechuga De Pollo, A La Plancha Con Ajo Y Perejil

A fin de que los sabores se integren, te aconsejamos que las dejes macerando en el frigorífico, cuando menos, durante 12 horas. Lo ideal es que las hagas de un día para otro. La pechuga de pollo es un alimento saludable, con un aporte de grasas bajísimo, que no puede faltar en una dieta equilibrada.

Quita la tapa, deja enfriar 5 min para no quemarte y ya puedes partirlo en láminas o en tiras a modo de carne mechada. Guárdalo en un recipiente hermético en el frigorífico. En una taza ponemos el aceite, y el resto de los ingredientes. Si no tenés mixer lo podes llevar a cabo con un mortero, o picando lo mucho más chiquito posible el ajo y el perejil y unir todo. Elaboramos el adobo que le va a dar bastante sabor a las pechugas. Si tenés hojas de albaca no dudes en sumarle, quedan perfectas.

Siguiente Receta

Cada cierto tiempo, sacamos el cuenco y ofrecemos unas vueltas a los trozos de carne a fin de que el adobo los vaya empapando bien por todas partes. En la receta que os presentamos el día de hoy, elaboramos una salsa con distintas yerbas y especias. El producto logrado resulta perfecto para condimentar diversos géneros de carne, entre ellas la de pollo.

Ahora, agregamos los dos géneros de pimentón y combinamos con una cuchara. Seguidamente, vertemos en el cuenco el jugo de limón y volvemos a combinar. Vinagre de vino tinto, AOVE, salsa de soja, orejones troceados, jengibre y 8 horas. Cerveza, AOVE, pimentón, ajo, jengibre, sal, pimienta blanca, alcaravea y 4 horas. La primera opción va a ser, exactamente, la pechuga de pollo marinada a la plancha que ilustraba el post de la semana pasada, pero si seguís leyendo hallaréis muchas más variaciones. Me apasiona la fotografía culinaria y deseo compartir todas y cada una mis recetas y consejos con vosotr@s.

Pechuga De Pollo Marinada A La Plancha, ¡tierna Y Jugosa!

El truco está en marinar el pollo previamente y en cómo lo cocinamos. Puedes hacerlo tú mismo o adquirirlas ya en filetes. Si le pides al carnicero que lo realice por ti, indícale que es para marinarlas. Así, no las va a cortar ni finísimas ni muy gruesas. De esta manera, se cocinarán por igual, quedando extrajugosas. Retiramos los vegetales y la pechuga de pollo marinada del líquido y ponemos a calentar este en un cazo al fuego (diez/12) hasta que hierva y se reduzca aproximadamente a la mitad (van a ser precisos unos 5 minutos).

La autora original de esta receta de pechugas a la plancha las acompaña con una ensalada simple de rabanitos y escalonias, pero podemos servirlas con cualquier hortaliza que tengamos o nos agrade como guarnición. La salsa es un aliño estupendo para ensaladas de hojas verdes, verduras de primavera como los espárragos o para ofrecer sar sabor a patatas cocidas, arroz o algún otro cereal. Receta simple con explicación punto por punto para preparar una pechuga de pollo marinada a la plancha en 10 ediciones distintas. Combinamos todos los ingredientes para hacer el marinado.

Nochevieja Puede Ser Igualmente Especial Sin Pasar Horas Cocinando: 5 Recomendaciones Para No Cocinar

Hoy he utilizadosalsa de soja pero también podría emplearse zumo de limón. El ácido asiste para que el pollo mantenga su humedad interna y a que no se seque tanto al cocinarlo. Calentar unos cuantos cucharadas de aceite de oliva en una buena sartén, preferiblemente de hierro, y cocinar las pechugas a potencia medio-alta, presionándolas primero firmemente con una espátula durante cinco minutos. El plato va a ganar en gusto si invertimos en carne de calidad, con pollo de corral enserio. En el momento de cocinar, vamos a poner los filetes en una plancha o en una sartén antiadherente ardiente y con poquísimo aceite hasta que estén dorados. Corregir de sal si fuera necesario y reservar caliente.

Te sugiero que al ajo le saques el brote del centro, eso es lo que les hace mal a la gente y lo repite. Vinagre blanco, tomillo, AOVE, sal, pimienta, ajo y 10 minutos. Jugo de limón, AOVE, ajo, tomillo, romero, sal, ajo, pimentón y 4 horas.

Lúcida Tus Sentidos: Pollo Marinado Al Curry

Así se logra sacar al pollo su lado más dulce. En un tazón , mezcla el ajo picado, la salsa de soja, las escamas de chille, el aceite de oliva y la miel. Pone las pechugas en un bol o en una bolsa, vuelca el adobo sobre el pollo cubriéndolo bien y si utilizas la bolsa muévelo hasta el momento en que se impregne bien. Deja marinar en el frigorífico por lo menos 1 hora o aun toda la noche.

Por la mañana, seco bien pechuga del agua que haya soltado al descongelarse y la meto dentro de la marinada y, a la hora de comer, todo listo para utilizar. En ese momento, bajamos el fuego al mínimo (1/12) y agregamos el queso (mejor si está rallado, porque se fundirá antes) y cocinamos en el transcurso de un par de minutos sin dejar de remover hasta el momento en que se funda el queso. Abrimos la vaina de tamarindo, retiramos las semillas y reservamos la pulpa en el envase que hayamos ido a usar a fin de que repose nuestra pechuga de pollo marinada (recordad que nada de cobre ni aluminio!). De la tradición a la alta cocina, el marinado es una técnica consistente en mezclardiferentes líquidos y elementos aromatizantes como las especias, que contribuyen a la conservación de la carne.