Albóndigas En Salsa Con Patatas Fritas

Las patatas fritas son la guarnición perfecta para las albóndigas. Unas patatas fritas crujientes y doradas están deliciosas, y se pueden mojar en la salsa. Este es un plato que agrada a todo el mundo, sobre todo a los niños, que no dejarán nada.

Combinamos bien, como mejor se hace es con las manos limpias o mejor con unos guantes finos. Agregamos un vaso pequeño de pan rallado y proseguimos mezclando bien los elementos. Las albóndigas son una manera diferente de consumir la carne.

Receta De Albóndigas Con Patatas, La Versión De La Abuela Que A Todos Encanta

Cogeremos trozos de masa y les vamos a dar forma redondeada. Para llevar a cabo la salsa, calienta una olla mediana a fuego medio y añade el aceite y el ajo picado. Cuando comience a freírse, tiene dentro las hierbas y la pimienta negra y déjalo infundirse a lo largo de medio minuto.

albóndigas en salsa con patatas fritas

Removemos bien y dejamos descansar precisamente 1 hora. Ponemos la cebolla y laurel, pasados unos minutos añadimos el champiñón y zanahoria. Dejamos otros pocos minutos y ponemos harina a fin de que espese después la salsa.

De Qué Manera Realizar Una Lasaña De Carne Tradicional

Mezcla en bol grande la carne picada adjuntado con tres dientes de ajo picado, dos huevos, una pizca de sal, pimienta negra, un óptimo puñado de perejil picado, el pan remojado en leche y el vino blanco. Agregamos un vaso pequeño de pan rallado y proseguimos mezclando bien los ingredientes. Comenzaremos picando los dientes de ajo, la cebolla y el pimiento en trocitos pequeñísimos. Vamos a poner una sartén al fuego con aceite de oliva cubriendo el fondo y añadiremos la cebolla y el ajo. En el instante que la cebolla empieze a transparentar, agregaremos el pimiento verde y esperaremos hasta el momento en que esté cocinado a fuego retardado. En un envase suficientemente profundo, coloca las dos piezas de carne picada.

Las albóndigas las pasamos por harina y las freímos en una sartén con aceite de oliva. Ahora con la salsa y las albóndigas listas, ascendemos el aceite a 180 ºC y freímos las patatas un par de minutos, lo justo para que se doren por fuera y estén sutilmente crujientes. Empezamos preparando la carne para las albóndigas, cuya receta podéis ver PULSANDO AQUÍ. Una vez hecha, taparemos el bol con un papel largometraje transparente y lo meteremos a el frigorífico de 30 minutos a 1 hora. Mi Canal de YouTube, en el puedes observar un óptimo número de vídeos con recetas de cocina, suscríbete y recibe las noticias al momento.

Apaga el horno y reserva las albóndigas. Una vez poseas la masa de las albóndigas lista resulta conveniente dejarla descansar en el frigorífico durante por lo menos un par de horas para que los sabores se asienten. Agregamos el caldo al sofrito y en el momento en que esté hirviendo incorporamos las albóndigas.

– Ahora Hemos Terminado Las Albóndigas Con Patatas

A continuación, mezclaremos bien todo, taparemos el bol con papel largo transparente y lo meteremos a el frigorífico durante una hora aproximadamente. A medida que las albóndigas se vayan realizando, las iremos poniendo en una olla plana y grande donde habremos puesto una buena proporción de tomate frito en ella. En que tengamos todas y cada una, pondremos agua y vamos a dejar cociendo las albóndigas de este modo a lo largo de 30 minutos. Mi abuela se la enseño a mi madre y ésta me la enseñó a mí, yo te la muestro para que la gozes en casa. Es una receta tradicional y exquisita, que si no la conoces aún, vas a ponerla al menos una vez a la semana en el hogar para vuestras comidas del día a día. Se trata de un guiso de albóndigas caseras con tomate y patatas fritas que sencillamente os van a encantar.

Las vamos sacando y poniendo en papel de cocina a fin de que absorba todo el aceite. Guarda esta receta para hallarla mucho más fácilmente en el momento en que la quieras cocinar. Agradecemos a Juani entre las mamis de Sibari que nos llama la atención cada día con estos platos ricos y que siempre tiene presente en su cocina nuestras cremas de vinagre Balsámico.

Como Guarnición Hemos Frito Unas Patatas, Las Que Aportarán Hidratos De Carbono Complejos En Forma De Almidón

Las cocinaremos en una estupenda salsa de zanahoria que transporta también un poco de cebolla y de pimiento colorado. Remojar el pan en la leche, combinar las carnes, con el pan, el pochado, el huevo y sal y pimienta. Probamos el punto de sal cocinando a la plancha un pedacito de la masa y si está a nuestro gusto, dejamos descansar una hora en la nevera a fin de que se asiente. Con la verudra hecha, vamos a hacer la mezcla de la carne para albóndigas. Pondremos en un bol la carne picada, los huevos, sal y las verduras bien escurridas.

Dejamos cocinar todo junto unos 10 minutos a fuego medio. Doramos el ajo a fuego medio, integrar la cebolla y pochamos 20 minutos. Vertemos los alcoholes y reducimos. Agregamos el caldo y las condimentas y cocer 10 minutos. El misterio de la receta es poco, alén de que elijamos bien la carne para las albóndigas —recordad que mejor usar un mix de ternera y cero— o que las patatas no sean muy viejas.

Prepararemos unas albóndigas tradicionales, en esta ocasión en una simple salsa de zanahoria y acompañadas de patatas fritas. Pelamos las patatas, las cortamos en dados de 1×1 centímetro y los reservamos en agua fría hasta el día de hoy de freírlos. Una vez lista, cocemos la salsa 15 minutos con las albóndigas junto con brunoise de zanahoria y guisantes. Momento que tenemos la posibilidad de aprovechar para elaborar las patatas fritas. Una vez las hayamos cortado todas y cada una, las freiremos en abundante aceite hasta que queden bien crocantes. Entonces las vamos a ir sacando a un plato con un papel absorbente y vamos a poner sal.