Caldo De Jamón Y Verduras

Después sólo será cuestión de colar el caldo, retirando previamente la grasa de la área, y repartirlo en los recipientes elegidos para su conservación. Igualmente, lavamos 1 puerro y lo troceamos. Tomamos asimismo 1 cebolla y la vamos a mondar y recortar en el medio. En esa cebolla vamos a pinchar 4 clavos de olor . El jamón cien% ibérico de bellota que usa nuestro embajador Manuel Alonso es de Arturo Sánchez, que transporta elaborando productos ibéricos en Guijuelo ya hace más de 100 años.

Te podrá sorprender, pero todavía siguen teniendo sabor. Vamos a hacer un caldo para sopa con unas verduras, que paralelamente reutilizaremos en una ensaladilla rusa. La receta de caldo que el día de hoy les acercamos es la receta fácil de caldo de jamón. Una receta muy rápida y más que nada sencilla de proseguir.

Elementos

Si bien ya tenemos la posibilidad de emplear el caldo, si lo escogemos un poco más claro, lo ponemos nuevamente en el fuego ya sin la grasita retirada y con un par de claras de huevo batidas. Ahora solo nos queda desgrasar el caldo a fin de que quede más ligero. Para esto, lo único que vamos a hacer es dejar que se enfríe y después lo guardamos en la nevera un mínimo de 12 horas o hasta el día siguiente. Cubrimos todo ello con 2 litros y medio de agua. La proporción de caldo que conseguiremos va a ser de, más o menos, 2 litros porque va a haber parte que se evapore durante el proceso. Ponemos a calentar tapado a fuego fuerte.

Verás que al comienzo vamos a cocer los huesos solos. Eso es para limpiarlos, es decir, que suelten las impurezas. Es considerablemente más fácil hacerlo así que estar un largo tiempo sacando la espuma que se forma. El resto será meter todo en la cazuela y cocer.

Salsa De Tomate Con Pimientos Y Cúrcuma “medicinal”

Tanto para que aquellos que apenas tienen nociones básicas de cocina sepan de qué forma sacar el máximo jugo a unos restos de jamón y conseguir preparar una deliciosas sopas, croquetas o guisos de todo tipo de carnes. La preparación del caldo de jamón no tiene mucho secreto. Únicamente precisas un trozo de jamón, unos cuantos huesos y el clásico trío de cebolla, puerro y zanahoria para aromatizar. Si quieres ponerle otras verduras como nabo o apio, porque te gusta el toque que le da, no te cortes.

caldo de jamón y verduras

Si bien es mucho más frecuente en prácticamente todas las cocinas llevar a cabo el caldo de jamón añadiéndole vegetales, zanahoria, puerro, cebolla, apio… También está muy rica, pero el sabor es diferente, ya no solo sabe a jamón. Para la elaboración del caldo de jamón ibérico, ingrediente primordial del plato, ponemos al fuego la patata, los huesos de jamón y el agua. Intento transmitir a través de las redes un claro reflejo de mi cocina.

Resumen Del Caldo De Jamón Ibérico

Esto le va a dar un tono mucho más oscuro y un rápido aroma a tostado. Si quieres un caldo con mucho más cuerpo, pásale la batidora durante 2 minutos. Dado que el hueso ya contiene algo de sal, es preferible aguardar a tener el caldo hecho para incorporarle la sal a nuestro gusto. Limpiamos, pelamos y cortamos al gusto todas y cada una de las verduras. Gracias X tus recetas, son buenas y faciles.

Los comentarios que infrinjan esas normas básicas serán eliminados. Cubrimos con el caldo, llevamos a ebullición y dejamos que cueza todo hasta que la verdura esté al dente. La sopa debe quedar más bien densa, ve probando de sal y regulando la proporción de líquido. Ahora tenemos nuestro caldo perfecto para realizar una sopa, para echar a otro guiso carnívoro, para realizar un arroz o para usarlo de base para unas croquetas.

Evidentemente, también está la opción de comprar los huesos en la carnicería en el caso de no ser consumidores de piezas de jamón enteras, de cualquiera de las formas, siempre y en todo momento es posible disfrutar de un óptimo caldo de jamón casero. Una recomendación importante para hacer un buen caldo de jamón es adecentar bien el hueso, para esto, aparte de sacar las partes externas blancas o amarillentas que aportarían un sabor rancio al caldo, hay que blanquearlo. Coloca una olla al fuego con agua y transporta a ebullición, después introduce los huesos troceados y deja que expulsen impurezas y se coagulen las proteínas superficiales. Reitera la operación dos o tres veces, mudando el agua y tirándola por último. Dependiendo de la pieza de hueso de jamón libre, tenemos la posibilidad de llevar a cabo entre 8 y 10 litros de caldo.

En la última ocasión nosotros hicimos con 2/3 unas partes del hueso, 5 litros de caldo de jamón y con el resto elaboramos 3 litros de caldo de jamón y verduras. Muchas veces nos sorprende que con lo sencillo que es realizar un caldo, se recurra tanto a la compra de caldos preparados en sus diferentes formatos. El tema está en el tiempo, pues es verdad que los caldos en general tienen que estar horas en el fuego, pero lo que es trabajo, dan muy poco. Quisiera que te haya dado gusto esta guía práctica para ofrecerle empleo a los huesos del jamón y realizar el caldo concentrado, las croquetas y el caldo para sopa. Lavamos las verduras, las cortamos en trozos grandes y las ponemos en el fondo de una cazuela. En un caso así hemos usado una cazuela de cocción lenta, pero puedes hacerlo en una cazuela habitual a fuego retardado y dejándolo cocer a lo largo de unas tres horas.

Recetas Más Visitadas

Es preferible no añadir sal, puesto que el jamón aportará bastante y siempre y en todo momento será mejor que nos quede soso para poder emplearlo después en recetas que lleven otros elementos salados como puede ser la salsa de soja. Al enfriarse la grasa se solidifica en la superficie. Lo único que debemos llevar a cabo es retirarla con una paleta de malla fina o de manera directa colándolo de manera cuidadosa. Al caldo no le vamos a poner ninguna sal.

Lavamos todas las verduras, las cortamos en trozos enormes y las echamos en una olla donde las vamos a dejar cocer a lo largo de al menos 2 horas. No hay guiso que se precie que no necesite una buena base con el caldo como protagonista. Esa es la razón por la cual en DivinoPaladar nos hemos decidido a enseñaros a hacer, punto por punto, un muy fácil y muy rico caldo con el que dar un plus de sabor a decenas de vuestras recetas.