Como Separar La Yema De La Clara

Es un truco que se realizó muy viral hace unos años pero por supuesto es bastante útil. Es muy habitual en repostería, por poner un ejemplo, para hallar las visibles al punto de nieve, o si hiciste una carbonara original vas a saber que precisas más yemas adicionales sin sus visibles. Tanto si eres un amante del dulce como del salobre, habrás hecho alguna receta en la que se separe la clara de la yema de los huevos. Si vas a ponerte manos a la obra y no sabes muy bien cómo llevarlo a cabo, aquí puedes leer 4 consejos que te asistirán a lograrlo. Es un procedimiento que funciona bien, pero mancha bastante, y hay posibilidades de que la yema se rompa porque la cáscara rota corta, o se escurra entre los dos fragmentos y concluya rota y mezclada con la clara. Únete a este canal de Telegram para recibir en tu móvil inteligente en tiempo real las mejores ofertas en modelos de alimentación, supermercados y hogar.

Miércoles de truco y en esta ocasión con una técnica que utilizo habitualmente en mis tutoriales de repostería en tanto que me semeja de lo más simple, rápido e higiénico. No es necesario entrar en contacto con el interior del huevo para obtener de forma limpia las visibles por una parte y las yemas por otro. Por este motivo, para echarte una mano en esta complicada labor, te mostramos 4 métodos para separar la clara y la yema de huevo, comenzando por el mucho más molesto y finalizando por el más sencillo. El huevo es uno de los productos principales de nuestra cocina, un ingrediente esencial de multitud de platos y recetas de repostería. Existen muchas razonas para comer huevos sin miedo y, en muchas ocasiones, son un comodín para arreglar comidas improvisadas. Sin embargo, por muy básicos que sean, manipular huevos no siempre es simple.

Tutoriales De Cocina

Más fácil imposible y siempre y cuando me habéis visto separar las visibles de las yemas para una receta, vais a haber podido comprobar que es lo que hago yo. Todos estos trucos o métodos son válidos, es cuestión de encontrar el que te resulte más cómodo y rápido. En cambio, hemos visto en las redes el procedimiento más asombroso de todos, Y, por lo menos para nosotros, muy irreconocible.

Recuerda poner el envase donde deseas que vayan las visibles justo debajo de tu mano. De este modo, la clara se deslizará hasta el cuenco que hayas seleccionado y la yema va a quedar sobre tu mano. Ahora, decidid vosotros de qué manera vais a dividir la clara y la yema de huevo desde este momento. Con este truco te evitarás que la yema resbale por equivocación en el bol de las visibles o que se te caiga al suelo pringando toda la cocina y incrementando las papeletas de que resbales y poseas un incidente. El truco consiste en apretar la botella, aproximarla a la yema, dejar caer y por succión la yema sube. Ahora lo logró Arguiñano en su día, y el resultado es asombroso.

Existen muchas recetas que solo necesitan la clara de huevo. Es parecido a un colador que tiene el fondo cerrado para sujetar la yema mientras la clara se escurre por los agujeros. Les vamos a enseñar 4 métodos sencillos, empezando por el más engorroso y acabando por el mucho más simple. Cascamos el huevo sobre un cuenco y dejamos que caiga la clara. En esos casos, se prueba nuestra pericia a la hora de dividir las dos unas partes del huevo sin que lleguen a mezclarse. Parece increíble que funciones, es “magia”, como la propia Nadia dice en su vídeo ilustrativo, ¡pero marcha!

Método 1: Intentando Realizar Negocio Con La Botella De Plástico

Lo que sí es esencial antes de ponerte manos a la obra es asegurarte de que la botella esté vacía y limpia. Después simplemente casca un huevo en un plato y presiona la botella ligeramente acercando el cuello a la yema. En el momento en que aflojes un poco la presión, la botella absorberá la yema. De este modo, la clara quedará en el plato y la yema en la botella. Igualmente, puedes cascar el huevo y verter el contenido con mucho precaución sobre una cuchara sopera que sea suficientemente cóncava para albergar la yema.

La botella de plástico puede ser una gran herramienta para librarte velozmente de esta tediosa tarea. Este es el más destacable procedimiento si nuestra receta la vamos a elaborar con pequeños, ya que es realmente sencillo y veloz, y no necesitaremos conducir ningún tipo de utensilio. Si eres escrupuloso es posible que la textura del huevo no te agrade, por lo que dividir la yema de la clara sobre tu mano, indudablemente no sea para ti. Dividir la clara de la yema del huevo es imprescindible para ciertas recetas.

Este aparato, similar a un colador, tiene unas aberturas laterales por las que se irá vertiendo la clara del huevo, mientras la yema queda íntegra en el separador. Es quizá, la forma mucho más segura de separar claras y yemas a la hora de cocinar. ¿Sabías que una botella de plástico vacía puede realizar milagros? Cuando roto un huevo en un recipiente de bordes altos, pone la botella boca abajo, de tal manera que la boca toque la yema, aprieta la botella y suéltala de golpe, vas a ver como la yema es absorbida. De forma cuidadosa libera el cuerpo naranja en otro envase y ya lo tienes, un huevo partido en dos. Consiste sencillamente en cascar el huevo en un recipiente y, con nuestras manos y mucho cuidado, coger la yema dejando que caiga toda la clara en el recipiente nuevamente.

Aprende A Cocinar

Es algo más difícil que el anterior, pero con paciencia lo conseguirás seguro. La densidad de la yema es mayor a la de la clara, con lo que puedes dividirlas poniendo el huevo terminado sobre tu mano con los dedos algo separados entre sí. Al soltarla, se generará un efecto de succión que absorberá la yema, sin dañarla. Quedará dentro de la botella, y vamos a poder colocarla en otro plato, repitiendo la operación. Casca el huevo y, sobre un cuenco de cristal, divide las mitades, sosteniendo la yema en una de las mitades y dejando que la clara caiga al cuenco.

Estas Son Las 4 Maneras Mucho Más Sencillas De Dividir Las Visibles De Las Yemas De Los Huevos Sin Esfuerzo

¿Hay algo más sabroso que un huevo frito o una aceptable tortilla de patata? Los huevos completos son los favoritos de la multitud, pero a veces no tienes mucho más remedio que dividir la yema de la clara. Aprieta la botella un poco y acerca su cuello a la yema del huevo. De esta manera las visibles irán cayendo al recipiente y la yema se va a quedar dentro de la cáscara en ese continuo balanceo.

Síguenos En Redes Sociales:

Solo tienes que probarlo en casa y vas a ver como no es, ni muchísimo menos, uno de esos vídeos dale que circulan por la red. Podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación. Guarda mi nombre, e-mail y web en este navegador para la próxima vez que comente. La decoración navideña es una de las más destacables y mágicas del año, ideal para asombrar a nuestros conocidos cercanos. Esta no solo se aplica a las calles u hogares, sino asimismo a las comidas, por este motivo aquí os dejamos con 14 ideas para presentar los platos en Navidad. Por la acción de la gravedad, la clara va a ir cayendo al plato y, tras varios trasvases, la yema quedará separada de la clara.

Cascar el huevo en un cuenco y dejar que caiga la clara, manteniendo la yema en una de las partes de la cáscara. Es importante al soltar la clara que la yema no se rompa. Por si las moscas, recomendamos ir haciéndolo huevo por huevo, para no deteriorar el resto de visibles que hemos cascado previamente. Marcha como una suerte de colador, permitiendo que pase la clara del huevo, pero no la yema. Suele ser económico y es bastante práctico, aunque nosotros recomendamos decantarse por uno de los próximos métodos.