Croquetas De Jamón Karlos Arguiñano

Los vascos también han absorbido de forma fácil nuevos elementos y métodos que proceden de los nuevos colonos y de sus relaciones comerciales y de exploración. En Bayona, los judíos expulsados de España y Portugal desarrollaron una industria chocolatera y pastelera que aún hoy está bien afianzada, y que forma parte a la extensa tradición pastelera del País Vasco. La patata y el pimiento, usados en jamones, embutidos y recetas, fueron adoptados por los vascos, con festivales del pimiento en toda la zona, singularmente en Ezpeleta y Puente la Reina. Después en esa olla agregaremos la leche candente poco a poco y removeremos hasta hallar nuestra salsa bechamel. Emplea aceite de freír fresco y limpio en esta situación, y tienes que seguir leyendo las etiquetas de todos y cada uno de los alimentos envasados para asegurarte de que no poseen ningún alérgeno.

Para realizar la bechamel añade la mezcla de leche y nata de a poco, sin parar de remover y evitando los grumos. En el momento en que logres una masa traje, añade mucho más leche paulatinamente. No poner mucha harina porque el huevo no se agarraría a la croqueta. Elementos- 4 o 5 medidas de cuchara de aceite- Harina- Chorizo- Huevos- Pan ralladoEn una sartén ponemos el chorizo sin piel, o sea, antes hay que quitarla antes de sofreír el chorizo sin aceite. Las croquetas son una receta que se lleva mejorando ya hace decenas y decenas de años. Si bien es conocido lo costoso que es hacerlas, vale la pena con el resultado final que queda.

Entonces añadimos el jamón y el pollo en pedacitos muy pequeños, agregamos la harina y removemos bien, intentando que no se queme. Y, por supuesto, siempre y en todo momento vale la pena elaborar raciones de cocidos o pucheros de más para tener sobras y gozar de unas exquisitas croquetas de ropa vieja con su caldo como otrora. El simple truco de enriquecer la bechamel dará otra dimensión de gusto y textura a nuestras croquetas preferidas. Y, por favor, empleando leche entera de primera calidad, si bien sean sin lactosa. Si te agradan las croquetas mucho más compactas, incorpora 20 gramos mucho más de harina. Una vez terminada la masa, la pasamos a una bandeja y la dejamos enfriar.

Croquetas Jamon Karlos Arguiñano

Y sucede que no se trataba solo de volver a usar las carnes sobrantes, como la famosa ropa vieja del cocido, sino también el caldo. Corta la mantequilla en dados y ponla a derretir en una cazuela. Rehoga durante 5-6 minutos, incorpora el jamón picado y saltéalo. En una sartén aparte, hay que freír las pechugas de pollo cortadas en trozos pequeños adjuntado con la cebolla cortada en trozos gruesos (muchos optan por realizar trozos pequeños, pero ellos no). Vertemos los chipirones en su tinta, en nuestra salsa bechamel y mezclamos todo mientras que no paramos de revolver sin parar con una lengua de plástico.

Mientras hacemos esto, hay que poner en otro recipiente leche entera a hervir, y en el momento en que esté hervida, la vamos agregando poco a poco a nuestra roux sin dejar de remover a fin de que no nos quede grumosa la salsa. Acto seguido, y en el momento en que ahora tengamos bien avanzada nuestra salsa, volcamos el huevo duro picado y el bacalao desmigado. Cogemos una cebolla, la picamos muy fina y la echamos en una olla con aceite, harina y la mantequilla.

Las Mejores Recetas De Croquetas Gourmet Caseras Hechas Por Reputados Chefs De La Televisión

Una vez frías, boleamos las croquetas con las manos de la manera que deseamos, para lograr rebozar las croquetas de bacalao, las pasamos por harina, huevo batido y algo de pan rallado. Un truco, es meterlas en el frigorífico antes de freírlas a fin de que reposen y no se rompan. Es importante, poner un poco de pan rallado en el fondo del recipiente donde guardemos nuestras croquetas artesanas a fin de que no se humedezcan. Para empanar nuestras croquetas caseras de rabo de toro, cogemos con una cuchara un poco de la masa y les moldeamos con la palma de las manos. Para hacerlo, debemos ponernos algo de harina en las manos.

Introducimos en ella la cebolleta bien picada y dejamos que “sude”. Cuando esto ocurra, añadiremos la harina y mezclaremos todo a fuego medio, para que se vaya cociendo la harina con la cebolleta y la grasa. Esta mezcla es famosa como roux, y hay que estar dando vueltas con la paleta de madera a lo largo de 4-5 minutos. Una vez hecho esto, retiramos cazuela del fuego y dejamos que la roux se enfrie. En el momento en que haya quedado la masa completamente compacta, el siguiente paso sería ofrecer forma a las croquetas de jamón y pollo, y para ello necesitaremos pasarlas por pan rallado, huevo batido y otra vez por pan rallado. En el momento en que la masa está lo suficientemente fría para manejarla, cogemos una cucharada de la mezcla y damos forma a las croquetas con las manos, aproximadamente del tamaño de un corcho de vino.

croquetas de jamón karlos arguiñano

Una vez llevada a cabo, volcamos nuestra mezcla en una bandeja para dejarla enfriar en el frigorífico a lo largo de unas horas. En el microondas calentamos un poco mucho más de medio litro de leche, y la vamos echando a de a poco y movemos de forma rápida la leche con el roux para que no nos salgan grumos. Añadimos sal y nuez moscada dentro de nuestra mezcla y proseguimos quitando. Añadimos la harina y la sofreímos hasta que se tueste la harina. Para finalizar, ponemos el aceite caliente, freímos las croquetas y una vez fritas, las pasamos por papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Para dejarla lista, cortamos la mantequilla en dados y la ponemos en un cazo a fuego retardado hasta que se funda.

– Alberto Chicote: Croquetas De Jamón

En el momento en que ahora esté caliente, ponemos el caldo y la leche en la olla y proseguimos quitando sin parar. Pasado unos minutos, añadimos la carne del rabo picada y seguimos moviendo la mezcla sin pausa con una varilla a fin de que cueza durante un rato y reduzca el caldo. Rectificamos con sal y probamos para comprender si está ya en condiciones. La dejamos enfriar en otro envase, meterla en el frigorífico durante unas horas, de un día para otro sería lo destacado, a fin de que la bechamel quede dura.

– Sergio Fernández (canal Cocina) – Croquetas De Chipirones En Su Tinta

Según los Hermanos Torres, “la croqueta es la tapa más consumida de España”. Cogemos una cazuela con aceite, ponemos la mantequilla a fundir, agregamos la cebolla picada y la sofreímos durante unos minutos. Después, volcamos la harina y la cocinamos precisamente entre 1-2 minutos a fin de que no tenga gusto a crudo y removemos sin frenos. La harina no puede coger color, tiene que estar de color blanco. En una olla, ponemos a calentar la leche con el caldo del rabo de ternera o caldo de carne. Tendríamos que poner mitad y mitad, es decir, la misma proporción de leche que de caldo.

Croquetas De Jamón Ibérico De Eva Arguiñano

Poco después vamos añadiendo la harina de a poco y quitando sin parar con una varilla a fin de que no se queme la harina. Para realizar unas buenas croquetas de bacalao, se debe llevar a cabo un enorme sofrito. Para esto, echamos el aceite, mantequilla y la cebolleta bien picada, que tiene que sofreírse en el transcurso de un buen rato. A continuación, agregamos un poco de sal de forma cuidadosa, en tanto que la receta lleva un pescado salobre. Entre los trucos mucho más esenciales para asegurar un gusto es delicioso es la calidad del jamón usado, con lo que Chicote recomienda no escatimar y apostar por el ibérico.

Para efectuar la salsa bechamel, donde tenemos la roux (la mezcla de harina, cebolla y el jamón), debemos ir agregando la leche ardiente de a poco, al tiempo que vamos quitando para que no queden grumos. Le agregamos sal, pimienta y algo de nuez moscada, y dejamos enfriar la masa en el frigorífico. Cuando acabemos nuestra “salsa blanca”, la pasamos a una bandeja, tapamos con papel transparente y dejamos que la masa se endurezca en el frigorífico.