Lentejas Con Arroz Y Patatas

En esta ocasión, acompañaremos nuestras lentejas con patatas y arroz. Por una parte, la patata va a hacer que la salsa final tenga una mayor rigidez debido al almidón de esta y que va liberando a lo largo de todo proceso de cocción. ¿Qué propiedades tiene el plato mezclado de lentejas y arroz? Las lentejas con arroz es un plato bajo en grasas y muy rico en zinc, selenio, fósforo, potasio, hierro, vitaminas del conjunto B y ácido fólico.

A continuación, añadimos la cantidad de agua o de caldo vegetal bastante para exceder el nivel de todos los elementos 2 dedos por encima. Para su elaboración nos vamos a aprovechar de las virtudes de la cazuela rápida para preparar el plato en el menor tiempo. La primera cosa que tenemos que hacer es elaborar los vegetales para la realización del sofrito. Para esto pelamos 1 puerro hasta quedarnos con la parte mucho más blanca, lo lavamos y lo picamos bien fino. Pelamos 2 patatas medianas y las chascamos, esto es, cortamos parte con el cuchillo y el resto del trozo lo partimos, para que durante la cocción suelten todo su almidón.

lentejas con arroz y patatas

Las lentejas tienen un enorme contenido en fibra, que asiste para controlar el colesterol y las grasas, prestando asistencia al preciso desempeño intestinal. Esta receta de lentejas con arroz es una de los platos más terminados, con una gran cantidad de energía gracias a las proteínas vegetales de calidad que aportan las lentejas y los hidratos de carbono del arroz. Su composición es rica en vitaminas B1, B3 y B6, aunque menos en ácido fólico. Sobran, además del hierro, otros minerales como el zinc o el selenio, un mineral antioxidante que protege a las células del organismo humano contra la oxidación causada por los radicales libres.

Nudos De Yuba Con Salsa De Mostaza Dulce Y Patatas Al Horno

Guarda esta receta para hallarla considerablemente más fácilmente en el instante en que la desees cocinar. Si deseas comprender otros artículos afines a Lentejas con arroz de mi madre puedes comprender la categoría Recetas de Legumbres. Las lentejas de mi madre se hacen con todos los elementos en crudo y con una cazuela habitual, nada de ollas Express ni cosas por el estilo. Es maravilloso tener un plan B a mitad de semana, abrir el frigorífico y tener allí esa maravilla de guiso de lentejas que nos va a solucionar nuestra falta de tiempo. En el final son muy aconsejables para vegetarianos y veganos, ya que son una aceptable fuente de proteínas vegetales.

Pelamos las zanahorias y las picamos finitas, exactamente la misma la cebolla. El pimiento verde lo cortamos en cubitos de un tamaño pequeño. En una olla ponemos un poco de aceite cubriendo el fondo, y a fuego medio-bajo pochamos las verduras con un poquito de sal. En cualquier caso, y con la única finalidad de nutrirnos convenientemente, si agregamos algo de cebolla o zanahoria a las lentejas, facilitaremos la asimilación del hierro de esta legumbre en nuestro cuerpo. Pero, si hay un alimento que complementa las propiedades de las lentejas ese el arroz .

Lentejas Con Verduras, Patata Y Arroz

Este género de plato queda mucho más rico si se come al día después de haberlo hecho. Si mezclas cualquier legumbre con cereales en una misma comida lograrás un plato terminado logrando prescindir de un segundo plato de carne, pescado o huevos.

lentejas con arroz y patatas

En una cazuela con aceite, freír el pimiento y la zanahoria, troceados en pequeño. Añadir después de unos cuantos minutos la cebolla y el ajo picados . En composición cien gramos de lentejas cocidas aportan 116 Kcal y cien gramos de arroz unas 65 Kcal, por lo que constituye un plato bastante calórico pero sin nada de grasa, que contribuye mucha energía como plato único. Cocemos las lentejas a lo largo de aproximadamente media hora, y pasado este tiempo agregamos el arroz, dejando otros 20 minutos cociendo el guiso de lentejas. Durante este tiempo debemos vigilar el guiso, añadiendo agua si fuese necesario.

Segundo Paso: Añadimos Las Lentejas

Para su elaboración nos vamos a explotar de las virtudes de la olla rápida para preparar el plato en menos tiempo. Esta receta de lentejas con arroz es perfecta para llevar a comer al trabajo. Esta receta de lentejas con arroz es una de los platos más completos, con un sinnúmero de energía gracias a las proteínas vegetales de calidad que aportan las lentejas y los hidratos de carbono del arroz. Pon las lentejas en la olla rápida, cúbrelas con agua y sazónalas. Cierra la tapa y deja cocer 7 minutos desde que empiece a salir el vapor.

De Esta Manera Lo Cocinamos

Guarda esta receta para encontrarla más de forma fácil en el momento en que la quieras cocinar. El truco a fin de que el potaje quede perfecto es controlar el punto de cocción del arroz, eludiendo que se pase. Tras las batallitas e idas de olla del abuelo cebolleta, sencillamente agradecer la receta, Frabisa.

Arroz Pilaf Fácil (arroz Cocido Con Cebolla)

De todas formas en el momento en que las recalientes, añade 2 o 3 cucharadas de agua. Aunque no sea exacto remojar las lentejas es conveniente que las sumerjas en agua limpia para lavarlas y después las cueles. Cocina en cazuela rápida a lo largo de siete minutos contados desde el momento en que empieza a salir vapor y en el momento en que baje la válvula, verifica el estado de cocción. Son ideales en la alimentación de los pequeños, y en atletas por su aporte de energía; también en personas mayores y embarazadas por su aporte de hierro y fibra. Pon una gota de aceite en un bol, extiéndelo con un pincel, espolvorea el interior con un poco de perejil picado y añade el arroz, presiónalo y desmóldalo sobre un plato. Echamos el arroz en relación empiece a hervir el agua; dejamos cocer a fuego retardado durante quince minutos y apartamos.

Pelamos 1 diente de ajo, le retiramos el germen para eludir que nos repita y lo picamos bien fino. Ya solo nos queda disfrutar de nuestro plato de lentejas con arroz. Para esto retiramos la hoja de laurel y los dientes de ajo, y servimos caliente. Este es un guiso que, como la mayoría, está aún mucho más rico en el momento en que descansa un poco o al día siguiente, por el hecho de que los sabores se concentran aún más. Cubrimos con agua (hay que tener en cuenta que el arroz entonces absorberá una parte del líquido, no les quedáis demasiado cortos) y agregamos un poquito de sal, pimienta y el comino molido.