Potaje De Semana Santa Manchego

El potaje ya está apunto, salpimentamos y servimos poniendo encima del plato una o dos palluelas. El tiempo de cocción de los garbanzos variara en función del tipo de garbanzo que utilicéis. Por poner un ejemplo, el lechoso cuece en un tiempo reducido, en cambio el Pedrosillano, tarda bastante más.

Si no es de esta manera, añade un tanto mucho más de agua y la patata, en trozos medianos, “rota” o “quebrada”, a fin de que suelte el almidón y de esta forma espese la salsa. Llévalo a hervir y tenlo unos 20 o 25 minutos a fuego medio-alto. En el mortero, machaca la rebanada de pan frito, un ajo crudo y otro dorado en aceite, más uno o 2 huevos fritos y añadelos al guiso.

En lo que se refiere a los garbanzos, en España hay muchas variedades. Según en donde viváis encontraréis una u otra. A mí especialmente el que mucho más me gusta es el garbanzo español.Con un tamaño mediano o grande, con forma esférica y de un color amarillo muy característico.

Recetas De Tupper Para El Trabajo

Después, se añade el pescado y los elementos más habituales como el huevo duro y las espinacas, sirviendo todo junto de manera que los elementos se mezclen en cada plato. Ya vais a ver de qué forma les agrada este plato en relación lo probéis y de qué forma les lo solicitan aunque no sea Cuaresma. Calentamos aceite de oliva y vamos cogiendo porciones con la cuchara y echando a la sartén y freímos hasta el momento en que estén doraditos. Escurrimos bien en papel absorbente y los agregamos a la olla al lado del bacalao escurrido. Me pasa con los rellenos como cuando hago albóndigas. Me debo comer uno en relación escurre el aceite.

Recortar las espinacas en trozos pequeños. Efectuar un sofrito con cebolla y pimiento verde. Lo de los huevos es una cuestión de deseos.

Expresiones En La Cocina

Pues ya están cocidos y se pueden quedar muy blandos. Quisiera que te guste, es uno de mis potajes preferidos. En una sartén extensa volcamos aceite de oliva virgen extra y freímos el ajo a fuego medio.

Entre los pasos importantes es la decisión de los garbanzos, los tienes como legumbre seca o ya cocida y puedes localizar múltiples tamaños. A causa de su popularidad en vinos, la conocida Ruta de La Mancha está cobrando poco a poco más relevancia. En esta ruta es normal hallarse con los famosos bombos de la ciudad, construcciones rurales hechas a base de poner piedra sobre piedra, que se utilizaban para almacenar los utensilios de trabajo del campo. Ser útil algo de potaje, en un plato hondo (que el caldito está riquísimo) y poner encima varios pelluelas. El resto, tanto del potaje como de las pelluelas, servirlo a parte, pues seguro que repetiréis. Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el link “Cancelar mi suscripción” que hay en el pie de cualquier mail que recibas de nuestra parte.

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía. Tomelloso, aparte de cultura y vinos, es naturaleza. Sus cascadas y aguas turquesas son un reclamo para todos los que pasan por esta zona de La Mancha, con 15 lagunas para ser disfrutadas por todo aquel que las visite. Tienen una extensión de unos 30 km, por lo que se puede dedicar un día entero de desconexión en la naturaleza a poca distancia de Tomelloso.

Preparación Del Sofrito Y Los Huevos Cocidos

Preparamos las palluelas (unas croquetas elaboradas a base de huevo, miga de pan, ajo y perejil, y freímos. Hay que poner a remojo los garbanzos la noche previo. Lo haremos con agua templada y tienen que quedar cubiertos, agregamos una pizca de sal. El bacalao fue un ingrediente lógico para este potaje.

Aprende A Cocinar

El potaje de garbanzos pertence a las recetas más famosas de la gastronomía española y puede conjuntarse con acelgas, espinacas, bacalao, chorizo, etcétera. Un plato ideal dentro de la dieta mediterránea, en tanto que los garbanzos son ricos en hidratos de carbono y proteínas vegetales. Una vez hechos los rellenos, comienza con el sofrito. Como siempre y en todo momento, añade al aceite la cebolla bien picada y los ajos. En el momento en que veas la cebolla transparente, añade las espinacas crudas, bien lavadas y escurridas.

Triturar el sofrito con la batidora y dejarlo fino, retornándolo a la olla. Estemos de acuerdo o no con estos dictámenes, hemos de admitir que gracias a ellos han surgido recetas impresionantes, combinando ingredientes distintas a la carne. Entre las recetas de guisos con legumbres mucho más propias de estos días es este potaje de garbanzos, que se acompaña de las espinacas y el bacalao. Aunque para aquellos que el tema de la prohibición de comer carne los viernes haya quedado atrás. Os dejo con una adaptación de este potaje con chorizoigual de bueno.

Para esto, pónlos en la olla, cubiertos de agua y unos 2 o tres dedos más. Añade una zanahoria, una cebolla con unos cuantos clavos de fragancia pinchados en ella y una o dos hojas de laurel. Ten todo a fuego fuerte hasta que rompa a hervir y después a fuego medio en el transcurso de un par de horas.