Recetas De Natillas Caseras Dela Abuela

Aprende a elaborar Natillas caseras con esta rica y simple receta. Las natillas son el postre idóneo para los fanáticos de la leche y los modelos lácteos. Lo primero que haremos es calentar la leche en un cazo adjuntado con la canela y el limón.

Yo os sugiero que las medidas de cuchara sean tirando a rasas, que no hagan copete, a fin de que no queden demasiado dulces, pero podéis ir probando y dejarlas al punto que más o guste. Combinamos la maicena en el vaso de leche tibia y juntamos sin que tenga nada de grumos, si es necesario le pasamos la minipimer. Ponemos las yemas en un bol y batimos con el azúcar hasta el momento en que espumee. Agregamos el vaso de leche con la fécula de maíz diluida. Volvemos a batir hasta el momento en que no queden grumos, debe quedar una masa homogénea. La receta de la abuela afirma que no debe hervir en ningún momento, la textura de las natillas debe estar tenuemente densa y sin grumitos.

recetas de natillas caseras dela abuela

Calentamos el resto de la leche en un cazo a fuego medio prácticamente hasta el punto de ebullición. Agregamos las semillas de vainilla, la piel del limón y para finalizar la canela en rama partida por la mitad. La elaboración es muy básica y se puede amoldar al gusto de cada uno de ellos, pues como todas y cada una de las recetas habituales en todos y cada casa se organizan con un toque diferente.

Con Qué Acompañar Las Natillas Sin Lactosa

En el momento en que empiece a hervir retiramos del fuego y dejamos aromatizarse la leche durante unos minutos. Lo has he visto realizar en casa inmensidad de ocasiones y ahora las preparo yo a mis hijos, aun en ocasiones mi marido también se anima y como son tan simples de realizar, las prepara en un santiamén. Todo hay que decirlo, y sucede que a él es al primero que le agradan.

Pues al reducir el calor directo facilitamos que las natillas se hagan antes de tiempo y que no se quemen. Si no queréis añadir harina fina de maíz les van a salir unas natillas con una textura muy fina, frágiles y de rico gusto. Es esencial usar mucho más proporción de yemas y no pueden llegar a hervir.

recetas de natillas caseras dela abuela

Colocar una galleta María de forma cuidadosa encima de cada ración y llevar a el frigorífico. Dejar enfriar completamente durante unas horas antes de ser útil. Poseía un talento particular para la cocina, un toque único, que para mí era diferente. Cualquier comida que ella hacía se encontraba deliciosa. Me gustaba estar a su lado en la cocina, y aunque no hacía bastante caso a eso que se cocía en los fogones, ella me capturaba con sus historias y siempre me sorprendía. A lacocinarojadecris.blogspot.com le encantará ver de qué manera quedó.

Receta De Natillas Caseras Sin Lactosa (tan Exquisitas Como Las Hacen Las Abuelas)

Además de esto hay que tomar en consideración que al enfriarse espesará más. Podéis tener un plato en el congelador y echar unas gotas para poder ver si ha cuajado a vuestro gusto. Es cuestión de conseguir la que más nos agrade; yo suelo tomar una marca específica de leche de soja en el hogar, de sabor suave, y la uso en los postres de toda la familia.

Añadir la maizena, batir bien y echar poco a poco la leche, mezclando con las varillas para dejar una textura homogénea. Aparte batir los huevos y las yemas -mejor utilizar de gallinas camperas- con el azúcar, la maizena y la sal. Cuando no tenga grumos, echar a la leche y devolver al fuego.

Comentarios

En el momento en que ahora han conseguido la consistencia que nos atrae apagamos el fuego. Hay que tener en consideración que las natillas, al enfriarse, espesan y que tienen que ser similares a un iogur batido. Ponemos la mezcla en un cazo a fuego bajo, se debe tener precaución de que no hierva y remover porque la leche se pega con mucha sencillez. Añade siempre una migaja de sal es el truco para que el dulzor sea mucho más delicado.

Calentamos a media ebullición y agregamos la crema del paso previo. Lo vamos añadiendo poco a poco y mezclando con unas varillas o una cuchara de madera sin frenos hasta el momento en que espese. Para empezar con esta receta de natillas, lo primero es preparar los ingredientes con los que iremos a aromatizar la leche. Lavamos realmente bien el limón y pelamos su piel de manera fina, sin bastante blanco que entonces nos amargue el postre. Abrimos la vaina de vainilla y sacamos las semillas que reservaremos para añadir después a la leche.

De un día para otro, están más buenas y así las comes bien fresquitas. Pienso que las Natillas hogareñas se encuentra dentro de los postres mucho más tradicionales y familiares que contamos. Las vamos sirviendo en moldes de cristal o barro con la ayuda de un cucharón. Ponemos una galleta por encima y espolvoreamos canela.