Sopa De Quinoa Y Pollo

En esta receta he utilizado quinoa, pero también puedes emplear arroz integral o incluso fideos habituales. Pero te sugiero que los cocines primero, en lugar de cocinarlos de forma directa en la sopa, para evitar que el almidón se hinche y absorba la mayor parte del líquido. Hoy, en \’Cocina abierta de Karlos Arguiñano\’, el cocinero ha elaborado una fácil y exquisita sopa con verduras, pollo y quinoa. La quinoa es una semilla desconocida por varios, pero que es un perfecto sustituto del arroz en este tipo de recetas. El resultado es diez, de esta forma lo afirma Karlos Arguiñano.

En una cazuela con 2 l de agua ponemos al lado de las cebollas cortadas en cuartos la chirivía, el nabo y las zanahorias peladas, el apio y los tomates partidos en el medio. Llevar a ebullición y cocinar a fuego suave a lo largo de 40 minutos. Puede parecer un poco aparatoso, pero lo cierto es que realizar caldo es tan simple como poner las verduras y los huesos, cubrirlos con agua y dejar que el fuego haga su papel. De esta forma obtendremos un mejor sabor en nuestra sopa de quinoa con verduras. 5 minutos antes que concluya la cocción, agregamos la quinoa cocida a la cazuela para calentarla. Asimismo podemos optar por agregar una cucharada grande de quinoa cocida en el fondo de cada plato o bol, y servir la sopa encima.

Receta De Pollo Con Quinoa

Prepara la quinoa (posiblemente te interese comprender de qué manera cocinar la quinoa de forma correcta). Colócala en un bol, cúbrela con agua y remuévela bien. Reitera el proceso 1 o 2 veces mucho más hasta el momento en que no salga nada de espuma.

La sopa de quinoa es una receta sana, simple y rápida. Se prepara con apio, zanahorias, nabo y cebolla, pero se puede utilizar cualquier verdura de temporada que nos guste. Lo importante es respetar el tiempo de cocción de la quinoa y que el resto de elementos queden al dente. Un paso importante en la elaboración del plato es el lavado de la quinoa para remover la saponina. Si la sopa no se marcha a consumir al instante, sugiero que se guarde la quinoa y el caldo con las verduras aparte, así evitamos que la quinoa absorba todo el caldo.

Sopa De Quinoa Con Pollo

No dejar jamás la quinoa en remojo pues podría absorber la saponina en lugar de hacerla desaparecer. El caldo de pollo es conveniente para la digestión y tiene dentro un sinnúmero de nutrientes que endurecen el revestimiento del intestino. Este caldo y la quinoa fortifican los huesos, tienen un sinnúmero de calcio, magnesio, entre otros componentes que desempeñan un papel relevante en la formación de huesos sanos.

Un óptimo plato de sopa puede ser justo lo que necesita en un día de primavera irlandés frío y ventoso. Soy padre y tengo una hermosa familia, merced a Dios. Me encanta cocinar para mis hijos y he vivido prácticamente toda mi vida en Cusco-Perú pero en este momento estoy en tierras extranjeras. Realizar el aderezo con el ajo y cebolla bien picaditos finos y con un chorro de aceite de oliva. En una cazuela poner litro y medio de agua, hacerlo hervir.

Elaboración De La Receta Sopa De Quinoa Con Verduras Y Pollo Por Karlos Arguiñano:

Para hacer esta sopa, puedes aprovechar los elementos del caldo casero. Pon a cocer agua con la zanahoria, el pollo, el apio y el tomate, y en el momento en que haya terminado de cocer todo, pícalos y utilízalos para añadirlos a la sopa, adjuntado con la quinoa. Cuando preparo quinoa para comer con esta sopa, empleo caldo de pollo casero en lugar de agua para cocer la quinoa, y ofrecerle así ese sabor exquisito. Si no tienes bastante caldo casero, emplea un caldo comercial de calidad, a ser posible ecológico. Corta la pechuga de pollo en daditos, dórala en una sartén con 2 cucharadas de aceite. Agrega algo de perejil picado y saltéala.

Integrar a la olla, salpimentar y sofreír durante unos 4 minutos. En lo personal, me agrada el punto al dente para la verdura, pero si nos agradan con una textura mucho más suave podemos prolongar la cocción un par de minutos. En una olla con una cucharada de AOVE, saltear la quinoa a lo largo de 3 minutos aproximadamente. Si falta agua agregar un poco a fin de que sea más caldoso la sopa. Entonces agregar sal al gusto y las habas, dejar que yerba por el 10 minutos.

Pues bien, esta vez vamos a cambiar los fideos por la quinoa, y a conseguir una comida el doble de saludable. En el momento en que hirvió la quinua o tiene una textura espesado el caldo, quiere decir que ha reventado. Tienes que añadir la papa, zanahoria y pollo. Esta sopa es un buen alimento además de que mis abuelos antes me hacían comer esto y me encanta comer sopa de quinoa y está muy bueno. La quinoa es un sustituto exquisito a los fideos que incrementa aún más la nutrición de tu sopa de pollo. Lo destacado es servir la sopa en el momento ya que si la dejáis descansar, la quinoa va a ir absorbiendo agua y engordará bastante.

La pechuga de pollo se coloca en una cazuela, se deja hervir entre 20 y 25 minutos, al estar lista se quita la olla de la cocina, se enfría, se corta la pechuga en tiritas y se reserva el caldo. Vierte el caldo de pollo y la quinoa, y deja que llegue a ebullición. Una vez que hierva, disminuye el fuego al mínimo para cocer la quinoa, unos 20 minutos. Si te resulta interesante este plato, aquí tienes más recetas de quinoa, características, gusto y de qué manera cocinarla. La quinoa es una semilla rica en fibra que puede prepararse de muchas formas, como la sopa de quinoa que vamos a cocinar a continuación. Con verduras es una combinación impecable y una delicia para el paladar.

Sirve la sopa y decora los platos con unas hojas de perejil. Quita las hojas exteriores de las coles de Bruselas, córtalas en cuartos y agrégalas. Tiene dentro la pastilla de caldo vegetal y 2 litros de agua.

Al sustituir los fideos por este grano, podemos encontrar una opción alternativa muy sana. Contemplar con el caldo de verduras y una vez comience a hervir, a fuego despacio, cocinar a lo largo de diez minutos. El tiempo de cocción puede cambiar según el desarrollador, continuar las instrucciones del paquete. Integrar el resto de AOVE en la olla y calentar a fuego suave. Lavar, mondar y recortar las zanahorias, la cebolla, el apio y el nabo en brunoise.